STEPHEN CURRY, EL JUGADOR DE LA TEMPORADA

Las temporadas en la NBA son muy largas, hay muchos partidos, muchas canastas, pero al final con el paso del tiempo esta temporada será recordada por una imagen, por un jugador, por un hombre con cara de niño, Stephen Curry. El base de los Warriors ha sido el protagonista de esta magnífico curso baloncestítco. Fue nombrado MVP de la temporada, jugador más votado para el All Star, campeón de un histórico concurso de triples y, lo más importante, campeón de la NBA. Aunque el MVP de las Finales no pudo ser más merecido para Iguodala, Curry también pudo haber recibido tal galardón. Promedió 26 ptos, 6.2 asist y 5.2 rbts, además, de esos 26 puntos casi 11 los metía en el último cuarto, cuando el balón más quema, y si hubiese un MVP de los Playoffs sería para el base, que acabó con unos increíbles promedios de 28.3 ptos, 6.4 asist y 5 rbts.curry trofeo

Los logros de Curry en esta temporada no sólo son el anillo y el MVP, ha logrado batir la marca de más triples anotados en una temporada (que era suya) metiendo 286 triples en toda la temporada regular. También ha superado el récord de más triples anotados en unos Playoffs, que era propiedad de Reggie Miller con 58, Curry la ha superado en 40 triples habiendo anotado 98. Impresionante. Es el jugador que más triples ha anotado en unas finales a 6 partidos (Danny Green lidera esa marca con 27 triples en 7 partidos). Además ha sido el primer jugador en la historia que logra el anillo tras ir eliminando a todos los componentes del mejor quinteto de la temporada, y tras haber logrado el anillo en la temporada de su primer MVP se une a un privilegiado grupo formado por Cousy, Reed, Kareem, Olajuwon y Shaquille.

Tras esta temporada Curry se ha consagrado como uno de los mejores bases de la historia, como el mejor tirador de siempre y todavía tiene 27 años, por lo que puede aumentar considerablemente su legado. Tan sólo cuatro bases en la historia han conseguido ganar a lo largo de su carrera el MVP de la temporada y el anillo: Bob Cousy, Oscar Robertson y Magic Johnson y Stephen Curry. Por lo que estamos ante un futuro Hall Of Fame, ante un jugador que presumiremos haber visto en directo, y es que lo más destacado de Curry no es lo que logra, no es lo que gana, sino cómo lo gana. Curry es el jugador más divertido del planeta y todo empieza por pasárselo él bien mientras juega. En su sonrisa, en su diversión, está el veneno para su rival y la euforia desbordante para los espectadores. Hasta su entrenador Steve Kerr se echa las manos a la cabeza alucinando con las jugadas de su base.2015 NBA Finals - Game Six

Curry es el jugador perfecto para captar aficionados en la NBA. Es divertido, amable, simpático, y parece una persona “normal”. La mayoría de las estrellas de la NBA aparte de llevar vidas muy diferentes a la del resto de mortales gozan de un físico y de una genética a la altura de muy pocos. Curry, sin embargo, tiene un físico como cualquiera de nosotros (mide 1,88 descalzo y pesa 84 kilos), además parece que lleva una vida muy corriente para ser una estrella de la NBA. Siempre está acompañado de su mujer, su preciosa hija Riley, y sus padres. Esta imagen de cercanía a la gente, de buen trato a la prensa, de chico humilde, divertido y corriente puede ser la razón por la cual Curry es uno de los jugadores más queridos en la NBA. A la mayoría de la gente le es más fácil identificarse con una persona así, que con superdotados físicos como LeBron James o Dwight Howard.

El base de los Warriors ha logrado algo impensable, dominar en el deporte más discriminatorio físicamente con un cuerpo de lo más normal. Ha conseguido que el espectáculo lo den los triples y no los mates. Es el mejor jugador libra por libra, y es que no cabe más talento en un cuerpo tan pequeño. Su juego es magia, pura improvisación, nunca sabes el truco que va a hacer: un triple tras partir los tobillos a su rival, una bandeja a aro pasado y que cae desde el cielo, un pase por la espalda…Curry tiene el descaro y la magia de Jason Williams, el manejo de Iverson y la muñeca de Ray Allen. Juega de manera inocente, como si todavía fuese un niño que juega para divertirse con sus amigos y esta diversión nos la contagia a todos los que sacrificamos horas de sueño por disfrutar de esta leyenda del que sólo cabe dar las gracias. Gracias por tus triples, por tu pasión, por tu magia. Gracias por levantarnos del sofá cada noche, por ser un ejemplo de que con trabajo y esfuerzo cualquier cosa es posible. Gracias por ser el relevo a la generación de Kobe y Duncan, la NBA está en buenas manos con jugadores como tú. Gracias por esta histórica temporada y sólo esperamos que el año que viene nos vuelvas a divertir y a encandilar como lo has hecho. Muchas gracias por hacernos amar el baloncesto y la NBA.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *