PRONÓSTICO PLAYOFFS 2019: ESTE

Una nueva era llega a la costa del atlántico cuando tras un total de ocho temporadas bajo el reinado de LeBron James, soplan vientos frescos cargados de optimismo para todas aquellas franquicias que buscan establecerse como nuevo rey del Este y con la posibilidad de disputar el título a las superpotencias que abarcan el otro lado del país. A pesar de la marcha de ‘el Elegido’, la Conferencia Este no se ha quedado huérfana de espectáculo ni motivos para verla. Ya durante la última temporada fueron varios a los equipos que hicieron su entrada en escena como más que posibles aspirantes a destronar al de Akron y, pese a que fracasaron en su intento, consiguieron cimentar el futuro próximo de una conferencia que en la última década no ha conseguido mostrar un nivel medio en cuanto a los resultados de los equipos integrantes, similar a los de la conferencia oeste. No obstante, puede que éste sea el año en que esa dinámica empiece a mostrar signos de evolución.

Con la presencia, a priori, en lo más alto de dos de los equipos más legendarios de la liga como son Celtics y Sixers, la incertidumbre alrededor de los Raptors con su ‘all in’ por Kawhi y el potencial como sorpresas a la lógica imperante de equipos como Pacers y Bucks, unido a una, más que probable, lucha por las últimas plazas para postemporada, suponen motivos de peso (y no sólo por ver los partidos a horas más razonables) para seguir muy de cerca el desarrollo de esta nueva etapa en el este. Así que sin más dilación procedo a mostrar el que creo que será el cuadro de playoffs de la conferencia este al término de la ‘regular season’:

1º Boston Celtics: a priori y sin ninguna duda, Boston es el máximo favorito para copar la primera posición de su conferencia siempre y cuando la plantilla se mantenga sana. Ya el año pasado de no haber sido por la lesión de Kyrie Irving, habrían sido el líder de su conferencia demostrando ser la plantilla más profunda de la liga y haciendo gala de una de las mejores defensas de la liga, al mismo tiempo que desplegaban un juego coral basado en la unidad y la cohesión de sus piezas y todo ello bajo una enorme gestión en los minutos y los roles de los jugadores por parte de Brad Stevens, quien se postula un año más como claro candidato a entrenador del año. Ya desde la baja de Irving, jóvenes como Tatum, Brown y Rozier entre otros dieron un paso adelante a la hora de asumir responsabilidades, quedándose a las puertas de regresar a las finales ocho años después. Y si habéis leído hasta aquí, os habréis dado cuenta de que a todo este plantel de los Celtics le falta aún el regreso de Gordon Hayward quien, tras casi un año de ausencia por esa fatídica lesión de tobillo, añade aún más profundidad y calidad a los de Massachusets. En la franquicia de los Celtics no se piensa en otra cosa que no sea, al menos, disputar las finales y además no tienen nada que temer a ninguno de los otros candidatos que rondan por el oeste.

2º Toronto Raptors: uno de los equipos que más expectativas genera para esta temporada. Tras un nuevo fiasco en postemporada (de nuevo Lebron), la directiva de los Raptors decidió revertir esa dinámica aprovechando la marcha del rey al oeste, aunque eso supuso el sacrificio de dos de los iconos de la etapa más gloriosa de la franquicia hasta la fecha: Dwyane Casey y Demar Derozan. El primero fue cesado incluso antes de que la NBA lo galardonara como entrenador del año, dando paso a los mandos a su ayudante Nick Nurse, un firme defensor del revolucionario estilo baloncestístico basado en el uso del triple y la pintura, renunciando casi de manera absoluta a los tiros de media distancia, algo en lo que los Raptors progresaron muchísimo la última temporada y que les permitió finalizar con el mejor balance de su historia: 59-23. El segundo damnificado ha sido Demar Derozan, quien sin duda es el segundo mayor icono de esta franquicia, traspasado durante el verano y dando lugar a numerosas críticas y opiniones por parte de aficionados y jugadores. No fue una decisión nada fácil para Masai Ujiri, GM de los Raptors, quien consiguió a cambio a Kawhi Leonard, un jugador envuelto en una marea de incertidumbres debido a sus problemas físicos durante la última temporada y su extraña salida de los Spurs. Sin embargo, estamos hablando de un jugador que, si está sano, es un claro candidato al MVP y al DPOY, por lo que la apuesta de los Raptors puede resultar todo un triunfo de gestión, especialmente si al término de la campaña, Kawhi decidiera renovar. Es por ello que con Kawhi en sus filas, el banquillo al nivel del año pasado y un estilo de juego adaptado al estilo imperante de la NBA, estos Raptors pueden por fin dejar esos fantasmas de postemporada atrás.

3º Philadelphia 76ers: por fin ‘el proceso’ que tantos años había estado llevando a estos Sixers por la senda de la derrota, convirtiéndoles en el hazmerreír de toda la liga, había logrado que este equipo regresara a playoffs seis años después en una segunda mitad de temporada espectacular, finalizada con una racha de 16 victorias consecutivas y venciendo a los Miami Heat de manera contundente por 4-1. La derrota contra los Celtics en semifinales no debe empañar la línea ascendente que estos Sixers aspiran tener para los próximos años, aunque todo este ‘proceso’ pende de un fino hilo denominado salud. Y es que una vez que debutó Ben Simmons tras todo un año en blanco y Embiid ha conseguido disputar más partidos y no estar pendiente de la restricción de tiempo de juego, es lógico pensar que ‘Philly’ dispone de las mejores previsiones de futuro. Y no nos olvidemos de Markelle Fultz, hambriento por demostrar su condición de número 1 del draft de 2017. A todo esto, un elenco de jugadores veteranos que subsanen ese déficit de experiencia de sus dos jóvenes pilares. Pese a la marcha de dos jugadores importantísimos en esa recta final como fueron Belinelli e Ilyasova, los Sixers consiguieron hacerse con Mike Muscala (hará las funciones de Ilyasova a la hora de abrir el campo como jugador interior) y Wilson Chandler (capaz de jugar en las posiciones de ‘2’, ‘3’ y ‘4’ por su versatilidad y su físico y con grandes cualidades defensivas). Un Joel Embiid sano puede aspirar tanto al MVP (él mismo se lo ha propuesto para esta temporada), como al DPOY (aspirante el año pasado) y si Simmons consigue ampliar su rango de tiro, Fultz demuestra todo su potencial como anotador y creador de tiros y el resto de piezas encajan en base a lo generado por Simmons, creemos que este ´proceso’ no apunta a tener una fecha de caducidad próxima.

4º Indiana Pacers: una gran incertidumbre rodea a este equipo después de que el año pasado fueran la mayor sorpresa de la temporada, practicando un gran baloncesto muy coral, con una plantilla profunda y un Victor Oladipo quien, para sorpresa de todos, demostró realmente ser un número dos de draft con su primer All-Star y su galardón como jugador más mejorado de la temporada. Durante el verano, los Pacers tuvieron la oportunidad de arriesgar e ir a por alguno de los grandes nombres de la agencia libre gracias al espacio salarial del que disponían; sin embargo, decidieron ser cautos y reservarse para el plantel del próximo verano donde grandes nombres saldrán al mercado. Eso sí, por el camino aprovecharon y decidieron apuntalar su banquillo, firmando a Kyle O´Quinn, Doug Mcdermott y, sobre todo, Tyreke Evans entre otros. No obstante, las dudas sobre este equipo giran en torno a si la gran temporada del año pasado fue cuestión de coincidencia, pero creo que aludir a la coincidencia después de 82 partidos y una eliminatoria de playoffs es toda una necedad. Lo que sí perjudica a estos Pacers a la hora de ser considerados ‘contenders’, es la escasa falta de talento más allá de Oladipo y de ahí, el fichaje de Tyreke Evans como posible solución. La clave reside en saber dónde se encuentra el techo de Myles Turner en su progresión.

5º Milwaukee Bucks: los de Wisconsin se presentaron al comienzo de la pasada temporada como uno de los equipos aspirantes a pelear por el trono del Este gracias a la enorme cantidad de talento que atesoran jugadores como Antetokoumpo, Middleton, Jabari Parker o Bledsoe entre otros. Pese a ello, Jason Kidd no supo aplicar un sistema adecuado y el equipo se sumió en la inconsistencia, lo que acabó costando el puesto del entrenador, quien no supo comunicarse con sus jugadores de la mejor manera posible, siendo éste un núcleo relativamente joven y aún con un gran número de jugadores en desarrollo. La llegada de Mike Budenholzer puede suponer ese salto al siguiente nivel que permita al equipo ser considerado como una alternativa de poder real. Pese a la marcha de Jabari Parker, la llegada tanto de Brook López como Ersan Ilyasova permitirán crear más espacios para que Giannis pueda aprovechar al máximo sus penetraciones a canasta y consiga evolucionar como creador de juego para sus compañeros. Aún están un escalón por debajo de equipos como Celtics o Raptors y tampoco tienen un banquillo lo suficientemente profundo como para que acaben mejor la temporada que Sixers o Pacers. Sólo el tiempo nos mostrará la verdadera cara de este equipo.

6º Miami Heat: la posible llegada de Butler supondría un gran paso adelante para este equipo al poder contar con estrella que ayudara a Goran Dragic, quien es el único gran nombre de este equipo. Un año más los Heat volverán a basarse en su cultura para competir cada partido y exprimir al máximo su buena preparación física y química de equipo para volver a estar en la pelea por una de las últimas plazas de playoffs, ya que la aparente falta de estrellas en el equipo no vislumbra mayores posibilidades para los hombres de Erik Spoelstra. Conocemos de sobra la capacidad del entrenador para sacar lo mejor de jugadores que, en otros equipos, serían perfectamente jugadores fuera de la rotación. Si la salud acompaña a estos Heat durante toda la temporada, podrían llegar a tener hasta una rotación de 12 jugadores, de los cuáles la mayoría ocupan posiciones exteriores, ofreciendo así un sinfín de variedades y alternativas para toda una temporada de 82 partidos y de ahí que, en mi opinión, acaben encima de otros equipos en la lucha por el sexto puesto. Ya en playoffs la historia es otra cosa y aunque no me cabe duda de que cada partido sería una quimera para el hipotético rival de los Heat, la falta de jugadores determinantes capaz de inclinar la balanza a su favor impedirá que lleguen lejos.

7º Washington Wizards: cuentan con uno de los mejores ‘backourts’ de toda la liga, pero tanto la salud de John Wall como la de Bradley Beal ha sido tema de conversación en las últimas temporadas y es por ello que pueden volver a estar peleando por estas últimas plazas, en vez de tratar de dar la sorpresa y disputar la cuarta plaza a los Pacers. John Wall es uno de los más fieros competidores y es capaz de extraer lo mejor del carácter de sus compañeros con su ejemplo, ¿logrará hacerlo con alguien como Dwight Howard cuyo historial en los vestuarios ha empañado su imagen como futuro ‘hall of famer’? La llegada del pívot a uno de los vestuarios con peor química entre los jugadores puede suponer toda una bomba de relojería para el proyecto de los Wizards, aunque supone una inyección de talento al juego interior en comparación a Marcin Gortat, quien no llegó a mantener una buena relación con el base estrella. La llegada de Jeff Green y Austin Rivers supone una bombona de oxígeno para el banquillo de los Wizards en cuanto a anotación y versatilidad. Los Wizards poseen además una muy buena pareja de aleros titular-suplente con Otto Porter Jr y Kelly Oubre Jr, ambos con talento a raudales cuyo rol, marcado por el estilo de juego de Wall y Beal, los ha llevado al encasillamiento. Si estos dos últimos jugadores encontraran la manera de potenciar la creatividad y la capacidad de generar de sus compañeros, podrían disponer de una plantilla muy talentosa, capaz de poner las cosas difíciles a los equipos aspirantes, tal y como hicieron en antiguas ediciones de postemporada. La llegada de Howard mejorará el poder intimidatorio de este equipo y la forma en que esté involucrado en el sistema ofensivo de los Wizards, le puede convertir en uno de los fichajes más rentables del verano y poder reverdecer viejos laureles.

8º Detroit Pistons: dentro del gran abanico de posibilidades para ocupar esta última plaza los de la ‘Motown’ parten como favoritos y varios son los motivos para creer en este equipo. En primer lugar, por la pareja Drummond-Griffin, dos interiores que con el paso de los años han ido quitándose ese cartel de jugadores unidimensionales y trabajando su arsenal de recursos ofensivos de modo que, si encuentran la manera de retroalimentarse y cohesionar, estamos ante un dúo muy a tener en cuenta para esta temporada. Además, Blake Griffin está ante una nueva oportunidad de volver a esa disputa por ser uno de los mejores ‘power forwards’ y una vez se mantenga alejado de inoportunas lesiones, su ambición lo puede llevar a alcanzar su mejor nivel de juego. La llegada de Dwyane Casey a los banquillos debería potenciar una defensa ya sólida como es la de los Pistons, exceptuando sus dos principales referentes quienes serán observados con lupa por ver si explotan todas sus capacidades para proteger su aro. Se espera que Casey haya conseguido nutrirse de los conocimientos de su sucesor en los Raptors y pueda así crear un ataque efectivo y consistente. Reggie Jackson puede ser el factor que termine por inclinar la balanza hacia un lado u otro, siempre y cuando su físico le permita tener continuidad. Siendo Griffin quien pueda encargarse de organizar el ataque, Jackson quedará más liberado de las funciones de director y centrarse más en su habilidad para anotar atacando el aro. Una de las mayores dudas que me surgen con este equipo reside en sus alas, ya que ninguno de sus jugadores apunta a ser determinante y, por lo tanto, la titularidad está abierta para cualquiera de estos jugadores (Stanley Johnson, Reggie Bullock, Glen Robinson III, Luke Kennard y Langston Galloway). La mayoría responden a un perfil con potencial para convertirse en ‘3+D’ pero disponen de un potencial limitado o aún pendiente de explotar.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *