EL MAGO DEL TIRO

Stephen Curry no ha vuelto a ser el mismo desde el pasado 27 de febrero. Aquel día se consagró en la “Meca del basket”, en el Madison, dónde todo el mundo vio a un chaval aparentemente normal acribillar a los Knicks con 54 puntos y 11 triples.
Sin duda, antes de aquel día era considerado un gran jugador, pero brillar en la Gran Manzana le hizo dar un paso adelante en la liga y por fin tener el reconocimiento de una estrella. Esta temporada ha sido muy especial para Curry, no sólo por las actuaciones en el Madison (54 puntos) y en el Staples (47), también ha conseguido superar el récord de triples anotados en una temporada, superando la anterior marca de Ray Allen (269) y situándola en 272, con un impresionante promedio de 3.3 triples por partido y un 45 % de acierto. Números que le colocan entre la élite de tiradores de la historia, dónde están nombres cómo Reggie Miller, Ray Allen o Steve Kerr. Ha sido el primer jugador de la historia en anotar en un partido más de 50 puntos con 10 o más triples, pero lo más importante es lo que ha logrado a nivel de equipo.
 
Hacía seis temporadas que los Warriors no se clasificaban para Playoffs y esta temporada lo han conseguido con un récord de 47-35 que les otorgó la sexta plaza del Oeste. Tras la marcha de Monta Ellis, Curry se hizo con las riendas del equipo y junto a David Lee han llevado a los Warriors hasta las eliminatorias por el título.
Esta temporada está en máximos de su carrera en puntos (23), asistencias (7) y rebotes (4), consagrándose como uno de los mejores en una posición, la de base, que vive probablemente el mejor momento de su historia de la NBA, con una gran variedad de nombres. Stephen Curry es el mejor tirador en la actualidad, domina todas las variantes del tiro, ya sea tras salir de un bloqueo, parándose en seco tras una  carrera, tirando tras bote, dejando una “bombita” o apoyándose en el tablero. Tiene una mecánica de tiro muy rápida lo que le permite lanzar a pesar de estar bien defendido, tira mucho pero no suele forzar situaciones, no es ni mucho menos un jugador egoísta y así lo demuestran sus 7 asistencias por partido.

Considerando sus guarismos y los éxitos de su equipo no se entiende su ausencia en el All Star y esperemos que la NBA le reconozca la magnífica temporada que se ha marcado integrándolo en el segundo o tercer mejor quinteto de la temporada.

Silencioso, tranquilo, humilde y trabajador en palabras de sus propios compañeros así es Steph Curry, un líder y un gran chico, que esta temporada quedó segundo en las votaciones de jugador con mayor deportividad, galardón que ya logró en 2011. Una estrella de la liga y poder disfrutar de su juego es una razón más que suficiente para esperar despierto hasta las cuatro y media de la madrugada y que empiece el espectáculo en el Oracle Arena. Como diría el añorado Andrés Montes, Stephen Curry se ha convertido en todo un “jugón” a base de ratatatata….triiiipleee

Víctor Rodríguez Asensio. @Victor_rdez

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Johne11 dice:

    Yeah bookmaking this wasn’t a risky conclusion outstanding post! cadfeagebdgd

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *