BALÓN AL AIRE

El pasado martes volvió el espectáculo y la magia del baloncesto a nuestras casas. Como cada año, a finales de octubre vuelve la mejor liga del mundo, la NBA. El partido que dio incio a la competición fue el duelo tejano entre Dallas y San Antonio, en el cuál se impusieron los pupilos de Popovich por tan sólo un punto. Antes del partido se celebró la ceremonia de entrega del anillo a los campeones del año pasado. Duncan y Popovich ya llenan una mano de este preciado tesoro, mientras que a Parker y Ginobili todavía les falta un dedo.

cavs

La NBA siempre se las arregla para que llegado el mes de noviembre estemos deseando que empiece la temporada. Cada año hay más razones para seguir la mejor liga del mundo. Esta temporada el mayor aliciente está en ver el regreso de LeBron James al equipo de su estado natal. Ha vuelto para llevar a la ciudad de Cleveland a conseguir el ansiado anillo, y Love e Irving le ayudarán en su misión. Para conseguirlo deberán derrotar a los Bulls de Derrick Rose, quienes parecen que serán sus rivales directos en el Este. El equipo de Chicago se ha reforzado con el español Pau Gasol, quien junto a Noah, forma la que seguramente sea la mejor pareja interior de la liga. Los dos equipos de la División Central son favoritos, pero no se deben olvidar de Washington y Miami. Los de la capital han firmado al veterano Paul Pierce y los Heat a Deng, quien junto a Wade y Bosh tiene la responsabilidad de mantener a Miami lo más alto posible tras la marcha de LeBron. También hay muchas ganas de ver al mejor base español de la historia en su nuevo equipo. Calderón tendrá que esperar hasta mediados de noviembre para debutar con la elástica de los Knicks, debe ser el director que ejecute el triángulo ofensivo que implantarán Derek Fisher y Phil Jackson. Los Knicks se pelearán otra temporada más con sus vecinos de Brooklyn para ver quién manda en la Gran Manzana.

En el Oeste el nuevo equipo formado por Mark Cuban parece muy atractivo de ver, curiosamente han vuelto dos jugadores (Chandler y Barea) del equipo que se proclamó campeón en 2011. Tras la marcha de Love los Timberwolves deben cambiar su modo de juego. El principal responsable debe ser Ricky, quien a pesar de su pésimo tiro ha firmado un contrato de estrella (56 millones por 4 años), y tendrá que liderar a un plantel muy joven en el que destacan los dos últimos números 1 del Draft, Anthony Bennet y Andrew Wiggins. Otro jugador muy joven, Anthony Davis, vivirá una temporada de MVP. Su objetivo debe ser meter a Nueva Orleans en Playoffs, y seguramente a final de temporada le veamos integrando uno de los mejores quintetos de la temporada. Pero sin duda, la incógnita de la temporada está en los Spurs. Nunca han sido capaces de lograr dos títulos de manera consecutiva, ¿serán capaces este año?

san antonio

La nota negativa de inicio temporada la acaparan las lesiones. Esta temporada no ha empezado con buen pie, y nunca mejor dicho, para algunos. El verano nos dejó la grave lesión de Paul George, y en pretemporada Durant sufrió la rotura de un dedo del pie. El rookie de los Lakers, Julius Randle se ha roto la tibia y se perderá toda la temporada. Además, Westrbook se rompió el pasado jueves un dedo, y estará de baja unas 4 ó 5 semanas, por lo que Oklahoma hasta diciembre no contará con sus dos mejores jugadores, lo que supone que se les complica el pase a Playoffs. No nos olvidamos tampoco de Steve Nash, quien desgraciadamente tuvo que poner fin a su legendaria carrera tras una lesión de espalda.

El balón se ha echado al aire, la temporada NBA ha comenzado. Nos esperan muchos mates, muchos tapones, muchos tiros sobre la bocina, mucho espectáculo y pocas horas de sueño. Ese es el precio que hay que pagar, así que ya saben, permanezcan despiertos…

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *