LOS WARRIORS DEL 2015: UN CAMPEÓN PARA LA HISTORIA

La temporada en la NBA ya ha llegado a su fin y ha coronado al nuevo campeón. Los Golden State Warriors son los campeones del 2015 tras imponerse a los Cavaliers 4-2 en las Finales. Este título es el cuarto en la historia de los Warriors y coloca al equipo de la bahía como la quinta franquicia más laureada tras Celtics (17), Lakers (16), Bulls (6) y Spurs (5). Han sido 40 años de espera para la ciudad de Oakland desde el título que ganaron los Warriors en 1975 (mayor diferencia entre dos campeonatos en la historia) pero por fin vuelven a sentirse en la cima del baloncesto mundial.

Warriors campeonesLos Warriors se han proclamado campeones de la NBA tras derrotar a unos Cavaliers muy mermados por las lesiones de Irving y Love. Habrá gente que crea que los Cavs habrían ganado con todo su equipo sano pero la verdad es que el título de los Warriors no puede ser más merecido y para nada se debe a la mala suerte de los Cavaliers. Los de la bahía de Oakland no sólo han sido el mejor equipo de la temporada sino que estos Warriors del 2015 han pasado a la historia como uno de los mejores equipos de siempre. Han acabado la temporada con 83 victorias (entre temporada regular y playoffs), sólo dos equipos en la historia han logrado más victorias en una temporada, los Bulls de Jordan del 96 y los del 97. Como curiosidad hay que destacar que el entrenador de estos Warriors, Steve Kerr, jugaba en aquellos Bulls. En temporada regular firmaron uno de los diez mejores récords de la historia (67-15) y como locales acumularon un 39-2, algo que nunca había conseguido un equipo en la Conferencia Oeste, y es que todos estos registros tienen más mérito al haber jugado en uno de los Oestes más duros de la historia. Son un equipo que en toda la temporada no han encadenado tres derrotas seguidas (en más de 100 partidos) y siempre que han conseguido una ventaja de al menos 15 puntos han logrado la victoria (57-0). Con todos estos números en la mano no es descabellado decir que estos Warriors pueden ser el mejor equipo de la historia en el que no jugaba Michael Jordan.

Este título se ha fraguado a partir de una combinación magnífica de ataque y defensa, jugando a un ritmo muy alto toda la temporada y batiendo récords desde la línea de tres puntos. Pero una de las claves más importantes para lograr el campeonato ha estado fuera de la cancha, y ha sido la química y el buen rollo entre los jugadores. Son como una familia, y llama la atención la cantidad de veces que quedan todos para cenar (algo no tan habitual en la NBA). Esta química se aprecia, por ejemplo, en el gran gesto que tuvo Iguodala cuando a principios de temporada el entrenador novato Steve Kerr le decía que tendría que salir desde el banquillo para que Harrison Barnes saliese de titular y recuperase las buenas sensaciones de su año rookie. Iggy llevaba en la liga 10 temporadas y en los 806 partidos que había disputado siempre había salido de titular, pero el alero asumió su nuevo papel de una manera inmejorable y al final el tiempo ha hecho justicia con él. Ha sido nombrado MVP de las Finales tras promediar 16.3 ptos, 5.8 rbts y 4 asist, + 10.3 con él en pista, con un 52 % en tiros, pero sobre todo su mayor aval en estas finales ha sido su defensa a LeBron, al que ha provocado un pobre 24 % de acierto cada vez que se emparejaban. La actitud de Iguodala ha sido un ejemplo para todos. Muy pocos jugadores en la NBA con el caché de Iguodala son capaces de renunciar a salir en el quinteto titular. Esta temporada regular Iguodala ha firmado los peores promedios de su carrera: 7.8 ptos, 3.3 rbts y 3 asist saliendo desde el banquillo y sólo ha salido de titular en los tres últimos partidos de las Finales siendo el as en la manga de su entrenador para darle la vuelta al 2-1 con el que perdían. Iguodala es el primer MVP de las Finales en no haber jugado ningún partido como titular en toda la temporada y ha conseguido unirse a Shaquille como los únicos jugadores en ganar anillo, MVP de las Finales, Oro Olímpico y Mundial.

iggy y curry

No sólo los jugadores tienen mérito en este título. El ejecutivo del año, Bob Myers, ha tenido un papel fundamental. Drafteó en 2012 a Harrison Barnes y a Festus Ezeli en primera ronda, y a Draymond Green en segunda ronda, además la temporada pasada echó al entrenador Mark Jackson para fichar a Steve Kerr. La temporada de Kerr ha sido para enmarcar. Desde Pat Riley (1982) un entrenador rookie no ganaba el título y ha firmado la mejor temporada regular de un entrenador debutante. Además Kerr ha estado rodeado por grandes ayudantes y entre todos han tomado decisiones claves que han acabado dando el anillo a los Warriors. En la serie contra los Grizzlies perdiendo 2-1 pusieron a Bogut a defender a Tony Allen, lo cual permitía a Bogut ayudar en la defensa en el poste y provocó que Joerger tuviese que sentar al escolta y los Grizzlies notaron la ausencia de Allen en defensa. Así los Warriors encadenaron 3 victorias y eliminaron a Memphis. En estas finales y también perdiendo 2-1 decidieron meter a Iguodala de inicio por Bogut. Jugando así sin pívots y con el 2.01 de Green como lo más parecido a un hombre grande. Este ajuste fue fundamental para que Iguodala defendiese de inicio a LeBron y los Warriors corrieron, asistieron, defendieron mejor y jugaban a su ritmo. Igual que contra Memphis este ajuste provocó 3 victorias seguidas que dieron a los Warriors su merecido título. Además Kerr ha sabido repartir minutos y protagonismo en todos sus jugadores teniendo una gran rotación en las Finales y sabiendo aprovechar e involucrar a jugadores como Barbosa, Livingston, Ezeli o David Lee. Además de estos secundarios la columna vertebral de los Warriors se ha mantenido en Curry, Iguodala, Green, Barnes y un Klay Thompson algo flojo en estas finales.

La temporada ya ha acabado y estos Warriors ya son parte de la historia, han escrito su nombre en letras doradas, han bañado sus caras con el champán del campeón y en unos meses se pondrán en uno de sus dedos el preciado anillo. La temporada de los Warriors del 2015 pasa a la historia como una de las mejores y el año que viene tienen todas las armas para volver a ser campeones. ¿Conseguirán crear una dinastía o se quedará tan sólo en una histórica temporada? Tendremos que esperar a noviembre para que comience de nuevo el baile.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. nbabasketlover1 dice:

    Retrato entusiasmado de un equipo magistral

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *