Análisis de la Conferencia Este: ¿Cómo afrontan la segunda mitad de temporada?

Cleveland Cavaliers: fieles a su hoja de ruta, los Cavs mantienen el liderato de su conferencia sin necesidad de forzar la maquinaria conscientes de que la hora de la verdad es a partir de abril. No les preocupa no tener ventaja de campo en una hipotética final contra los Warriors, ya demostraron el año pasado de lo que son capaces de hacer. No obstante, deben andar con cuidado ante el resto de equipos del Este (Celtics, Raptors) que buscan arrebatarle el liderato y subsanar la ausencia de Kevin Love hasta su vuelta. Las últimas incorporaciones de dos veteranazos como Deron Williams y Andrew Bogut aumentan todavía más las opciones de los Cavs de revalidar el título de su conferencia.

Boston Celtics: Danny Ainge decidió ser cauto durante el ‘trade deadline’, algo que nos ha dejado con la intriga sobre si es lo mejor para la franquicia de Massachusetts. Han renunciado a la posibilidad de obtener a Paul George vía traspaso, convirtiéndose así en aspirantes inmediatos al anillo, y asegurar el futuro por medio de Jaylen Brown (número 3 del último draft) y el pick de los Nets del próximo draft. Veremos si el tiempo le acaba dando la razón. Mientras, Isaiah Thomas está demostrando con sus 29.4 puntos por partido que tiene ‘ADN Celtic’ de espíritu luchador. La primera posición del Este parece estar reservada a los Cavs, así que no deberían obsesionarse con tratar de arrebatársela para así no forzar a sus jugadores, al fin y al cabo, éste es un proyecto a largo plazo. 

Washington Wizards: llevan un balance de 29-12 desde el mes de diciembre y presumen de ser uno de los mejores equipos a la hora de defender su pabellón (25-9). La conexión Wall-Beal parece que por fin ha conseguido alejarse de las lesiones y alcanzar la química necesaria para convertirse en uno de los mejores ‘backourts’ de la liga. Además Otto Porter está aprovechando de maravilla su capacidad para jugar sin balón mientras Wall y Beal generan el juego y la atención de los defensas rivales. La llegada de Bojan Bogdanovic les ayudará a subsanar las deficiencias de su banquillo en cuanto a aportación y a porcentaje de triples (24º equipo de la liga).

Toronto Raptors: el parón del All-Star les ha permitido recargar pilas y olvidar la mala racha de resultados que han tenido durante el último mes. Eso, unido al buen hacer de los despachos por parte de su GM haciéndose con los servicios de Serge Ibaka y Pj Tucker, renueva la ilusión de los Raptors por recuperar la segunda posición de la conferencia y ganar mayor solidez a la hora de los ‘playoffs’. La lesión de Lowry puede lastrarles pero con DeMar DeRozan plenamente recuperado, parece que el norte despierta de nuevo.

Atlanta Hawks: pese a los diversos movimientos que han tenido durante el pasado verano y a lo largo de esta temporada, el equipo del estado de Georgia se mantiene en la zona noble de la conferencia y salvo sorpresa, volverán a estar en ‘playoffs’ por décima temporada consecutiva. El sistema de juego de Mike Budenholzer es la razón de que los Hawks se mantengan aún pese a los cambios. Además, jugadores como Schroder, Bazemore y Tim Hardaway Jr, están sabiendo suplir a los que en su momento fueron los estandartes de este equipo. Paul Millsap seguirá vistiendo sus colores al menos hasta final de temporada y a partir de ahí, el verano decidirá.

Indiana Pacers: continúan siendo irregulares pese a que tienen, en mi opinión, una de las plantillas más completas de la liga. Precisamente esa irregularidad se refleja en el rendimiento de su estrella, Paul George. El alero además no ha visto con buenos ojos que la franquicia especulara con su traspaso, lo que hace prever una posible salida cuando finalice su contrato en la temporada 2017/18 (los Lakers se postulan como candidatos a ficharle). Pese a que Bulls y Pistons (sus más inmediatos perseguidores) tampoco están atravesando su mejor temporada en cuanto a regularidad, los Pacers deben andarse con ojo si no quieren caer a la octava plaza y tirar al traste sus posibilidades en ‘playoffs’. Tampoco estoy seguro de que Nate Mcmillan sea el entrenador idóneo para devolver a este equipo a lo más alto en el este.

Chicago Bulls: no sé cómo se tienen que sentir los aficionados de este equipo, pero la temporada realizada hasta el momento por la franquicia de Illinois está resultando decepcionante. A los problemas de química que tuvieron meses atrás, se le unen unas decisiones de gestión de la directiva que han provocado el malestar de los fans. Han dejado marchar a uno de los jugadores más queridos por la afición como es Taj Gibson (7 temporadas en el equipo) y uno de sus pocos tiradores como Doug Mcdermott; esto teniendo en cuenta que lo que han obtenido a cambio (Lauvergne, Morrow y Payne) no parece que les haga vencedores del traspaso con los Thunder. Se presenta un verano intenso en los despachos.

Detroit Pistons: después de una buena última temporada, tenía esperanzas de que los Pistons mostrarán una progresión y se asentaran en la zona noble del este. Reggie Jackson está decepcionando desde el puesto de base y Andre Drummond se ha estancado en su progresión a convertirse en uno de los mejores pívots. De hecho, la franquicia no decidió excluir a ningún jugador en una posible operación con otros equipos, aunque finalmente no han cambiado ninguna de sus piezas. Defienden bien y es a partir de ahí donde tienen que mejorar su ataque, especialmente la circulación de balón y el tiro exterior.

Miami Heat: el año 2017 está siendo idóneo para la franquicia de Florida. Han establecido la mejor racha de victorias de cualquier equipo esta temporada y ni siquiera tienen aún balance positivo (la magia de la NBA). Spoelstra está demostrando ser uno de los mejores entrenadores de la liga convirtiendo a este equipo en la sexta mejor defensa de la liga y haciendo que jugadores como Dion Waiters, James Johnson o Goran Dragic estén realizando la mejor temporada de sus carreras. Tienen el billete a playoffs cada vez más cerca siempre y cuando mantengan el buen nivel ofrecido el último mes y no haya sido cuestión de casualidad. ¿Alguien más considera a Tyler Johnson en la disputa por el sexto hombre del año?

Milwaukee Bucks: la lesión de Jabari Parker ha sentado como un jarro de agua fría para unos Bucks que antes de este acontecimiento, ya habían iniciado un declive en sus resultados. Por suerte ha vuelto Khris Middleton y con ello, los Bucks esperan aumentar su cifra de triples anotados por partido (actualmente anotan 8.5 por partido), aparte que aún están a dos partidos de los Pistons por lo que su temporada no ha acabado aún. Generan muchos puntos tras pérdidas y mediante contraataques pero deben rebotear más.

Charlotte Bobcats: van de más a menos a lo largo de la temporada y la verdad que su posición actual tampoco debería sorprender a nadie. La marcha de piezas clave como Al Jefferson, Courtney Lee o Jeremy Lin está siendo acusada por el equipo, viendo lo justos que están llegando al sprint final de la temporada. Además, Kemba Walker ha bajado su rendimiento precisamente desde que fue seleccionado para el All-Star. Tampoco creo que el dúo interior Kaminsky-Zeller sea el que tenga que llevar al equipo a remontar posiciones. Necesitan un hombre grande que les aporte puntos en la pintura.

New York Knicks: muchos teníamos la impresión de que este verano habían conseguido moverse bien en el mercado, conformando una plantilla de garantías para devolver al equipo de la Gran Manzana a la postemporada. La realidad es otra muy distinta donde los malos resultados vienen acompañados de polémicas y rumores: la posible salida de Melo, la ausencia de Rose en un partido sin dar explicación, Charles Oakley y James Dolan y un largo etcétera de sucesos que envuelven a esta histórica franquicia. A punto estuvieron de hacerse con Ricky Rubio por Derrick Rose, lo cual les permitiría dar ese salto de calidad para estar entre los mejores. Podemos añadir además que el contrato de Joakim Noah es una de las peores inversiones de la historia (72 millones por 4 años). Por suerte Willy Hernangómez es de lo poco salvable en lo que llevamos de temporada.

Philadelphia 76ers: La ilusión ha vuelto a este equipo después de tres campañas tiradas a la basura a base de ‘tanking’ y también mala suerte (lesiones de sus jóvenes promesas), parece que han conseguido encontrar la luz al final del túnel. Joel Embiid aspira a ser un jugador de los que quedan en la memoria, no sólo por su calidad como jugador sino también por su carisma. Aparte de haberse ganado a todos los aficionados de la liga, estoy seguro de que ha ejercido una gran influencia en sus compañeros a la hora de ‘confiar en el proceso’. Desde la entrada del 2017 los Sixers lucen un balance positivo (15-14) y desde hace varias semanas que lo hacen sin Embiid. No se les exige más para los meses que quedan y han anunciado que el pívot no jugará en lo que resta de temporada para que, junto a Ben Simmons, comiencen la temporada 2017/18 en plenas condiciones.

Orlando Magic: otro de los equipos que, a priori, se había movido bien durante el verano aunque quizá se excedieron a la hora de conformar su ‘frontcourt’. La llegada de Frank Vogel al banquillo junto con el poder intimidatorio de Serge Ibaka y Bismack Biyombo no ha surtido el efecto deseado (ORL es 21º en rating defensivo) por lo que han decidido liberar espacio en la pintura mandando a Ibaka a los Raptors a cambio de Terrence Ross y una ronda de draft, todo con la esperanza de que si su defensa no mejora, al menos que lo haga su ataque (penúltimos en puntos por partido). Elfrid Payton no ha demostrado ser el base que les lleve a escalar posiciones, por lo que los Magic no lo renovarán durante el verano.

Brooklyn Nets: Recientemente los Nets han encadenado 16 derrotas consecutivas y todo esto es el resultado de la desastrosa gestión que hicieron en la ya famosa temporada 2013/14 cuando decidieron entregar su futuro a los Boston Celtics en forma de rondas de draft. El único objetivo que se deben marcar para lo que resta de temporada es ganar un solo partido más y así evitar igualar la peor temporada de la historia de la NBA; parece fácil, pero visto lo visto…

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Antonio dice:

    Gran analisis de la potente conferencia Este. Ya queda menos para Play offs

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *