LA MADUREZ DE COUSINS

Apenas llevamos unos diez días de competición, y la NBA ya nos ha dejado varias sorpresas. Entre ellas encontramos el mal arranque de los Cavaliers de LeBron, o el inicio espectacular de los Grizzlies. Sin embargo, la mayor de las sorpresas, y para bien, son los Sacramento Kings. Han ganado cinco de los primeros seis partidos, y su estrella, DeMarcus Cousins, ha sido el principal culpable.

deandre-jordan-demarcus-cousins-nba-sacramento-kings-los-angeles-clippers1-850x560

La madurez que está reflejando DeMarcus  es lo que nos está sorprendiendo. El de los Kings siempre ha llamado la atención por sus enfrentamientos con árbitros. Le hemos podido ver durante estas últimas temporadas en las que siempre protestaba y dedicaba insultos a los árbitros como: “deja de actuar como una jodida chica”. Además de otras salidas del tiesto como la patada a O.J. Mayo en los testículos, o el enfrentamiento con Sean Elliot, narrador de los San Antonio Spurs. La temporada pasada acabó con 16 faltas técnicas, y este año se ha propuesto no pasar de las 5 técnicas. Parece que Cousins puede lograrlo, puesto que en estos partidos le hemos podido ver mucho más maduro, parece otro jugador, ahora está centrado en el baloncesto y se aleja de la polémica.

DeMarcus es, sin duda, el pívot con más talento de la NBA. Es capaz de poner el balón en el suelo con facilidad, puede incluso dirigir contraataques, tiene un juego de pies casi al nivel del de Marc y Al Jefferson, rebotea e intimida, y tiene buena mano para ser un hombre grande. Sin embargo, todo este potencial siempre ha permanecido eclipsado por sus constantes salidas de tono. A esta inmadurez se debió su número de elección en el Draft. Philadelphia, New Jersey y Minnesota escogieron antes a Evan Turner, Derrick Favors y Wesley Johnson que a un DeMarcus Cousins del que en los informes previos al Draft se destacaba una palabra, inmaduro. Así, finalmente fue escogido en el número 5 del Draft de 2010 por los Sacramento Kings.

Esta temporada ha comenzado con unos números espectaculares. Su equipo ha ganado cinco de los primeros seis partidos y él ha promediado en estos partidos 24 puntos y 12 rebotes, pero lo que es más sorprendente es lo que pudimos ver en el partido que enfrentó a Phoenix contra Sacramento. En la recta final de este partido asistimos atónitos a un momento en el que Cousins frenaba y sujetaba a su entrenador, Mike Malone, para que no siguiera protestando a los árbitros, debido a una falta señalada al propio Cousins. Esto nos hizo corrobar la madurez del nuevo DeMarcus.

DeMarcus-Cousins-Dunk

El proceso de maduración de Cousins se puede explicar con el efecto Pigmalión que se estudia en psicología. Este nos dice, que la creencia y las expectativas que tenemos de una persona influye en su rendimiento. Durante el Mundial celebrado en España, Colangelo y Kryzewski depositaron toda su confianza en Cousins. El pívot respondió a las expectativas del coach K, asumiendo su rol en la selección estadounidense. Fue una sorpresa cómo aceptó su papel desde el banquillo y su compromiso en defensa. El éxito conseguido por la selección americana no se queda sólo en el oro, sino que para DeMarcus tiene su continuación ahora en Sacramento. Las expectativas y la confianza que han depositado los directores del USA Basketball han hecho ver a DeMarcus que puede convertirse en algo mejor, en un dominador de la pintura de la NBA, y que controlando sus impulsos puede ayudar a su equipo a meterse en Playoffs. Este es el objetivo que DeMarcus se repite una y mil veces durante esta temporada . En sus manos y en su cabeza está el conseguirlo…

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *