LA GRAN MANZANA PODRIDA

La gran diferencia entre el Este y el Oeste se ha acentuado en esta temporada y parte de culpa la tienen los equipos de la ciudad de Nueva York. La Gran Manzana rezuma putrefacción y se deshace a pasos agigantados. Ninguno de los dos equipos que la representa está a la altura de lo esperado, y eso ha supuesto un duro golpe al nivel medio de la conferencia Este. La NBA es mucho más que los millones  de dólares generados y aquí la prueba definitiva.

elite-daily-nets-knicks-melo

Tras estar en casi todas las quinielas de octubre entre los cinco primeros equipos del Este, las lesiones y el bajo rendimiento de las incorporaciones han hecho mella a Brooklyn. La ley de Murphy ha caído sobre unos Nets  que se presentaban en Halloween con una plantilla que bien podría haber sido el quinteto titular del All Star. Sin embargo, la edad y la propensión  a lesionarse de sus estrellas eran los puntos flacos de un proyecto que se ha roto antes de lo esperado.

El objetivo inicial de la inversión de Prokhorov no era otra que el anillo, sin embargo con un record de 9-19, los Nets se encuentran fuera de los puestos que te llevan a mayo. De seguir en esta tónica el resultado podría ser devastador y dudo que el multimillonario ruso tenga más paciencia que millones para seguir gastando. Es necesario un cambio radical, si bien es cierto que las lesiones han llamado a la puerta de sus estrellas, el resultado de la inversión ha sido “el peor equipo que el dinero puede comprar”. Hablando de lesiones, el problema es serio. A la ausencia del pívot Brook Lopez, fuera para toda la temporada, le han precedido otras muchas que han hecho que las piezas clave se hayan perdido un buen puñado de partidos. De hecho solamente Andray Blatche, Alan Anderson y Shaun Livigston han jugado todos los partidos disputados por el equipo; y  dos de las piezas claves, Deron y Brook López, tan sólo lo han hecho en diecisiete de los veintiocho encuentros que ha disputado la franquicia. Algo, que sumado al bajo rendimiento defensivo del equipo (102.3 puntos encajados por partido), y a un serio problema con los rebotes (tercer peor equipo en este aspecto con 40.4), ha concluido en el fracaso de uno de los proyectos más ambiciosos, desde los Heat de Lebron, Wade y Bosh; o los Celtics de los mismísimos Garnett, Allen y Pierce.

Andray Blatche, Kevin Garnett, Paul Pierce

Sin embargo los vecinos  Knickerbockers no pueden decir que vayan mejor. Tanto en el Madison como en el Barclays Center los abucheos son cada vez más frecuentes, y las cabezas de Kidd y Woodson cuelgan de una fina cuerda.

Y es que, en el caso de los Knicks la decadencia viene marcada por un pésimo trabajo tanto en la cancha como en los despachos. La directiva de James Dolan ha mantenido una actitud deplorable ante la adversidad. Incomprensible es que una franquicia con tanto dinero y capacidad de maniobra no haya sido capaz de moverse en el mercado ante la baja de Tyson Chandler, el único center puro con capacidad defensiva y reboteadora de la plantilla. De hecho, las dos soluciones planteadas desde los despachos, nada tenían que ver con el baloncesto. Primero, Dolan acortó el tiempo de actuación de las cheerleaders afirmando que “no estaban para bailecitos” y más tarde, ante las humillantes derrotas sufridas como locales los sábados por la mañana, se impuso un toque de queda que mostraba una desconfianza extrema  en la profesionalidad y compromiso de los jugadores de la plantilla.

img14851165

El proyecto formado en torno a Carmelo se hunde, el jugador por el que se apostó tan fuerte tiene la opción de rescindir su contrato y ser agente libre al terminar esta campaña, por lo que es posible que la franquicia acepte un traspaso ante la posibilidad de su salida, a cambio de nada,  en el mercado de agentes libres.

En conclusión, los equipos de Nueva York se encuentran sumidos en el fondo del Atlántico y su salida a la superficie se augura remota. Sin posibilidades de encontrar soluciones en el draft y con cada vez menos alicientes para adquirir agentes libres, no parece que a corto plazo la situación vaya a cambiar. Sólo el oro de Moscú y el glamour de la Quinta Avenida pueden sacar este barco de su deriva.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.