LA NOCHE DE LOS 100


Víctor Rodríguez Asensio. @Victor_rdez


2 de marzo de 1962. La pequeña ciudad de Hershey (Pennsylvania) amanecía sin ser consciente que ese mismo día iba a ser protagonista de una de las mayores gestas del deporte. 

Todo estaba listo en el Hersheypark Arena para el partido que disputaron los Philadelphia Warriors frente a los New York Knicks. Era un partido intrascendente por lo que no había cámaras de televisión y tan sólo un fotógrafo. 4124 afortunados espectadores desafiaron al frío en aquel histórico viernes y fueron testigos de la proeza de un tal Wilton Norman Chamberlain.


Chamberlain vivía su tercera temporada en la NBA en la que mantenía un promedio anotador de 50 puntos por partido. Por lo que los Knicks sabían cuál era su mayor amenaza y lastrados por la lesión de su pívot titular, Phil Jordan, no le quedó otra a Darral Imhoff (2,08) que hacerse cargo de la difícil tarea de parar a Wilt Chamberlain (2,16).


El partido comenzó como estaba previsto y al término del primer cuarto Chamberlain ya llevaba 23 puntos en su haber. Al descanso se fue con 41 en su cuenta y fue entonces cuando en el vestuario de los Warriors decidieron que era hora de dar todos los balones a Wilt y ver hasta donde podía llegar. Así, comenzó el último cuarto con 69 puntos y Darral Imhoff expulsado por acumulación de faltas.

Y así llegamos al final del partido. Sólo queda minuto y medio y Chamberlain acaba de anotar su punto número 98 y tras una serie de fallos recibe un pase de Joe Ruklick y a falta de 46 segundos consigue la canasta y el punto número 100. El público ante el delirio de lo vivido invade la pista y se tarda diez minutos en disputarse los 46 segundos restantes. El partido finalizó 169-147 aunque eso es lo de menos, todo el mundo se centraba en el hombre que había conseguido el récord más espectacular del deporte de la canasta.



36 de 63 en tiros de campo y 28 de 32 en tiros libres que se resumen en 100 puntos. Para el recuerdo queda la frase que Chamberlain dejó después de lograr tal récord: “Si me hubiera dedicado sólo al baloncesto y no hubiera salido la noche anterior, habría llegado a los 140. No fue tan asombroso”. 

Desgraciadamente no hay imágenes del partido, tan sólo una grabación del audio de la emisión por radio y la fotografía que ideó Harvey Pollack en la que se ve a Chamberlain señalando los puntos que acababa de anotar. 

Tras este récord Chamberalin acumuló muchos más en la NBA, incluso trascendió al mundo del baloncesto asegurando haber estado con 20000 mujeres. Sin duda Wilt Chamberlin ha sido un recordman en todos los sentidos.


A día de hoy y por cómo ha evolucionado el juego es impensable ver una actuación similar. Kobe Bryant ha sido el que más cerca estuvo aquel 22 de enero de 2006 cuando anotó 81 puntos. La actuación de Kobe puede ser valorada de una mayor dificultad que la de Wilt debido a una mayor competencia y a que Kobe es escolta y juega lejos del aro, pero aún así anotar 100 puntos es algo que sólo hizo Chamberlain y probablemente nadie vuelva a hacer. Cincuenta y un años se han cumplido de éste récord y tiene pinta de que se cumplirán muchos más.


También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.