LA REVELACIÓN DE LA BAHÍA


Juan Manuel Alonso Rodríguez. @Juanma340

Mientras una parte del mundo mira el declive de los Lakers y otra se fija en los equipos candidatos, la sorpresa de la liga la está protagonizando el clásico equipo asentado en Oakland (aunque no por mucho tiempo). Gracias a la sensacional temporada de sus estrellas y a la aportación de una plantilla muy equilibrada, los Warriors han conseguido asentarse en un buen puesto en la clasificación del Oeste, donde, según parece, tendrán un puesto asegurado en las eliminatorias de mayo. El buen trabajo realizado en los despachos del equipo californiano ha dado sus frutos en lo baloncestístico creando un equipo muy competitivo que está dando mucha, mucha guerra.

El cambio comienza con el traspaso que manda a Monta Ellis a Milwaukee. Con este «trade» se quedaba Stephen Curry como único base del equipo y se incluía un pívot de carácter defensivo como Andrew Bogut. Sin embargo, la pasada temporada no fue ni mucho menos de las mejores que haya pasado el equipo de la bahía de Oakland. El cambio dejaba las esperanzas en un Curry «liberado» y una pintura donde Lee y Bogut marcarían diferencias. Sin embargo, el equipo de Mark Jackson se vio muy mermado por las lesiones de sus tres referentes y únicamente consiguió un pobre 23-43 en temporada regular el año pasado.

Pero este año pinta muy distinto para los Warriors. El equipo está ocupando el quinto puesto en la conferencia oeste y presume de haber ganado a los mejores (Thunder, Miami Y Clippers). Ahora, evitados los problemas físicos de Lee y Curry, Golden State recupera parte de la gloria de otras épocas y ya están en todas la quinielas para la postemporada. 


Sin duda, David Lee y Steph Curry son los baluartes de este proyecto y la cara más visible de la mejoría del equipo. El primero ha sido premiado como reserva del All Star Weekend y ha aportado intensidad en la pintura cada noche con 19,6 pts y 10,90 rebs. Es un jugador de los que gustan a los entrenadores porque sabe combinar muy bien talento y sacrificio y poco a poco va olvidándose de los problemas físicos que arrastraba la temporada pasada.

El otro, es el gran referente del equipo, un jugadorazo que ha ganado mucho con la marcha de Ellis a los Bucks y que se ha cargado el equipo a la espalda en su ausencia. En lo que va de temporada ha mejorado su rendimiento de forma considerable con respecto a la pasada campaña, y ha pasado de los 14,7 puntos y 5,3 asistencias de la 2011/2012, a unos números de 21 puntos y 6,4 asistencias este año. Sin duda ha sido uno de las decepciones de los rosters del All Star y si sigue a este nivel debería estar en futuras ediciones. Sin embargo, parece haber recaído de los problemas en sus tobillos y veremos si vuelve en plena forma para la recta final de temporada.


No solo David Lee disfrutará del All Star Weekend, sino también lo harán los jóvenes Klay Thompson y Harrison Barnes que han sido seleccionados para jugar el «Rising Stars» y que han demostrado ser de lo mejor de este equipo durante toda la temporada. Klay ha confirmado los rumores que decían el año pasado que era un jugador de un buen nivel, y ha mejorado incluso su rendimiento anotando más de 16 puntos en cada partido. Por su parte Barnes ha conseguido hacerse con un hueco en las rotaciones de Mark Jackson resultando ser uno de los rookies más completos del último Draft.


Por último, cabe destacar la ausencia hasta hace bien poco de Bogut, el cual se va incorporando poco a poco a la rutina del equipo de la bahía y del cual se espera que aporte siempre y cuando le respeten las lesiones.

Con todo esto y la aportación de veteranos como Jarret Jack, que está marcándose una buena temporada como sexto hombre; y Richard Jefferson, que aporta experiencia y juego exterior, los Warriors han dado un notable salto de calidad en todos los aspectos y se han consolidado como la gran revelación de la temporada regular.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.