LA NUEVA CAMADA DE LOS WOLVES

wolves1

Este verano ha sido uno de los más movidos en el mercado de la NBA. Equipos como los Wolves han realizado hasta 12 operaciones (6 altas y 6 bajas), cifra que se puede considerar alta, si no fuera porque otros 10 equipos han superado ese dato. El récord lo ostenta los Cavs, con 10 altas y 10 bajas.

Mientras que otros equipos han visto como llegaban a sus franquicias jugadores estrella que ponían la puntilla a su proyecto deportivo, los Wolves vieron como se escapaba la suya, probablemente el mejor Ala-pívot del campeonato, Kevin Love. Ante el temor de perder a Love y quedarse con las manos vacías, los Wolves tenían dos alternativas. La primera, una más fiable, que podía ser reforzarse con un gran jugador, una estrella. Y la segunda, crear un proyecto deportivo a largo plazo y apostar por reforzar la plantilla en todas las posiciones con jóvenes promesas. La opción dos fue la escogida.

 

Estos “Baby-Wolves” serán uno de los equipos más interesantes de ver este año

 

Evidentemente Love quería aterrizar en Ohio, al lado de LeBron, y el director de los de Minneapolis, Flip Saunders, vio la oportunidad perfecta para hacerse con dos perlas en bruto (una más que otra) Wiggins y Bennett. Aunque finalmente también entró en la operación Thaddeus Young, de Filadelfia, al que muchos creían como un simple relleno, pero que está demostrando que puede echarse el equipo a sus espaldas gracias a su tiro fiable y su gran capacidad atlética.

El resto de incorporaciones vinieron a reforzar cada una de las líneas más débiles del equipo, con una mezcla de juventud y experiencia. Mo Williams (31) aporta los puntos que Ricky no suma, Gorgui Dieng (24) está demostrando que puede llegar al doble-doble con poco menos que 20 minutos en cancha y los jóvenes LaVine (19) y Glen Robinson III (20), que vienen a sumar minutos en la competición, aunque los dos están aún “verdes”.

 

ricky lesión

 

El futuro más próximo sin Ricky

A todos se nos puso una cara de dolor al ver la torcedura de tobillo del base español el pasado sábado ante los Magic. Todo quedó en un esguince severo, nada de roturas. Los Wolves no han querido hablar del periodo de baja del base, algo que viene siendo común en la NBA para no someter a presión a los jugadores, pero se estima que será entre las 6 y las 8 semanas de competición.

El mayor beneficiado de la lesión de Ricky es LaVine, que verá incrementados sus minutos sustancialmente. Flip Saunders no es Rick Adelman, desde un principio se apostó por la juventud y el proyecto a largo plazo, ambas no muy del agrado del anterior entrenador más clásico y fiel a la veteranía, y así seguirá siendo. Los chavales crecerán a base de jugar y disputar minutos, como debe ser.

 

Las claves de los Wolves

  • No obsesionarse con los Playoffs, la octava plaza del Oeste se cotiza muy alta.
  • Acumular minutos de juego juntos, nuevo equipo, nuevas sensaciones.
  • Descubrir quien puede liderar el proyecto.
  • No presionar a los jóvenes, especialmente a los dos números uno del Draft.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *