KOBE LEYENDA

Una camiseta dorada, y el 24 a la espalda. Esos son los primeros recuerdos que tengo sobre el mundo de la NBA. Todavía era un niño cuando vi jugar por primera vez a Kobe Bryant. Desde el primer momento me llamó mucho la atención y comencé a recortar horas de sueño para poder disfrutar de esta leyenda del baloncesto. Pertenezco a la Generación de Kobe, aquellos que vemos y disfrutamos la NBA por culpa de habernos topado un día con la mamba negra. Antes de esta generación hubo otras como las de Magic y Bird, o la de Jordan, y ahora mismo se está fraguando otra, debido al talento de jugadores como LeBron James o Kevin Durant. Igual que los primeros amores no se olvidan, es imposible olvidar cuál es el primer recuerdo que tenemos sobre la NBA, el primer jugador al que identificamos con el logo de Jerry West. Kobe Bryant fue el primer jugador al que yo vi, la primera camiseta que tuve, el primer póster que puse en mi habitación, el de la portada de mi primera revista de la NBA. Sin él no sé si me habría decantado por otro deporte, o habría tardado más años en descubrir la NBA. Lo que sé es que doy gracias por haber podido ver al “otro Jordan”, al mejor escolta después del de los Bulls, a nuestro Jordan del siglo XXI.

kobe_bryant_michael_jordan_51641823

Hace tan sólo unos días pudimos vivir una noche histórica para la NBA. Kobe Bryant superaba los 32.292 puntos de Michael Jordan y se colocaba tercero en el ranking de máximos anotadores históricos, solo por detrás de Jabbar y Malone. Para Kobe superar a Jordan era un objetivo, el fundamental esta temporada en la que si los Lakers superan las 25 victorias ya sería todo un logro. Kobe no podrá superar a Jordan en anillos, ni en MVPs, ni en títulos de máximos anotadores, pero sí que lo ha hecho en puntos totales de carrera. Habrá quien diga que el record Kobe no tiene tanto valor, porque ha necesitado muchos más partido que Jordan para llegar a esa cifra, y que ha tirado con peor porcentaje y lanzando más tiros. Todo esto es verdad, pero también hay que destacar que estamos comparando a Kobe con el mejor jugador de baloncesto de todos los tiempos (probablemente el mejor deportista del sigo XX), y que necesitar más partidos no significa ser peor o que tenga menos validez el record. Kobe lleva 19 temporadas en la NBA al más alto nivel, ha jugado más de 1200 partidos, ha superado con 35 años una grave lesión, que a cualquier otro jugador le habría supuesto la retirada, y sigue ahí, metiendo 25 puntos por partido, mientras que nadie en la historia había superado los 15 puntos de promedio en su decimonovena temporada. Todo esto es una prueba del carácter, la mentalidad y el esfuerzo de la leyenda angelina.

Kobe no es superior a Jordan en casi ninguna faceta del baloncesto, pero en cuanto a carácter y mentalidad son muy similares. Los dos sufren una exigencia enfermiza que les hace en ocasiones parecer bordes o serios. Pero es esta exigencia la que les ha hecho llegar a ser tan grandes. Son inconformistas y muy luchadores, les apasionan los retos. Jordan se convirtió en el mejor jugador de la historia después de haber sido descartado por su equipo en el instituto. Kobe también sintió el fracaso en una liga de verano cuando tenía 12 años y no anotó ni un punto en todo el torneo. Los baches y dificultades que han encontrado los han interpretado como una motivación y un reto más que tenían que superar. El último de estos baches para Bryant ha sido la rotura del tendón de Aquiles que sufrió en 2013, pero que ha superado a base de mucho trabajo, entrenamiento y esfuerzo. Kobe es un obseso del entrenamiento, si no es imposible que hubiese llegado hasta aquí puesto que no tiene unas condiciones físicas a la altura de LeBron o Jordan. Una de las historias que mejor relata esta obsesión por el entrenamiento es la que contó uno de los asistentes del Team USA, en la que afirma que Bryant llegó a levantarse para entrenar a las 4 de la mañana y estuvo 7 horas seguidas entrenando él sólo hasta que a las 11 empezó el entrenamiento con la selección.

kobe

Kobe es uno de los mejores jugadores de la historia de la NBA. Ningún jugador exterior ha metido más puntos que él . En cuanto a legado, en mi opinión, sólo le superan claramente Jordan, Magic, Bird y Kareem, dejando por detrás a jugadores como Shaquille, Olajuwon o Chamberlain. Nunca llegará a superar a Jordan, nunca habrá otro Jordan, pero tampoco habrá otro Kobe. Se hace difícil de imaginar volver a ver a un jugador meter 81 puntos en un partido, o 50 en cuatro partidos consecutivos, 12 triples en un partido, o ganar 5 anillos para una franquicia tan exigente como la de los Lakers. Tardaremos mucho en ver a un jugador con tanta pasión, competitividad y entrega por el baloncesto, a alguien que anote más de 30.000 puntos con una misma camiseta y juegue para la misma franquicia durante 20 años. Por eso es importante aprovechar cada momento que nos queda de esta leyenda viva. Dentro de unos años podremos presumir de haberle visto jugar en directo, de haber visto una de sus suspensiones, uno de sus mates. Este año parece que es el único aliciente para ver a los Lakers, pero puede ser una razón más que suficiente para quedarnos hasta las 5 de la mañana viendo a Kobe. Tratándose de él, ¿quién asegura que no volverá a dejar otra noche para la historia? Otra noche de 12 triples, u 81 puntos, si alguien puede lograrlo ese es Kobe.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *