NI ESTÁ, NI SE LE ESPERA


Adrián Arias Marcos. @Adri:Chygry

Una nueva página se ha añadido a la rocambolesca historia personal de Andrew Bynum: no jugará hasta el mes de marzo. Así lo ha asegurado el periodista Tom Moore, que prevé que el pívot de Philadelphia no regrese hasta ese mes. Un nuevo dolor en su rodilla izquierda, quizá provocado mientras jugaba al curling, impedirá que la estrella de los 76ers pueda debutar al fin con su nuevo equipo.

Espero seguir así en los entrenamientos y estar de vuelta pronto. Estoy tratando de entrenar tan duro como puedo. Sería aspirar a jugar con dolor, pero a veces tienes que hacerlo”, declaró Bynum.

La historia parece haber salido de la mente del maestro de la ciencia ficción Ridley Scott, pero con el matiz de que en este caso la triste realidad supera a la ficción. En principio a Bynum se le diagnoticó, durante la pretemporada, una contusión ósea en la rodilla y desde la franquicia se quiso quitar hierro al asunto. Con este hermetismo en cuanto a su evolución el equipo se plantó en el mes de diciembre, cuando saltó a todas las cabeceras deportivas la última pericia del bueno de Bynum: se había lesionado su otra rodilla, la menos mala, ¡jugando a los bolos!

Sí, me lesioné jugado a los bolos, pero no creo que ese sea el problema. Lo que me preocupa es que si esto me pasó así, no quiero ni imaginarme cuando haga un mate”.

De todos es sabido que Bynum “pasa” de este deporte y que incluso un excompalero suyo llegó a declarar que nunca había conocido a otro jugador en la liga al que le gustase menos el baloncesto, por ello quizá  haya decidido probar “suerte” en otro deporte y pongo suerte entre comillas por la gran facilidad que tiene el chaval de romperse las rodillas con cualquier cosa, igual lo suyo sea el golf. La cosa es que el jugador se saltó todos los avisos de los médicos y las prohibiciones de llevar a cabo ejercicio físico y la cosa no pudo terminar de la peor manera.


A principios de año se comenzó a especular con la posibilidad de que Bynum pudiera estar listo para los últimos partidos de temporada regular y así llegar para los Playoffs, pero estas nuevas informaciones hacen dudar muy seriamente de si el jugador llegará a debutar con los Philly. Pero la lesión de Bynum no solo está afectando a corto plazo a su franquicia, sino que afectará de una manera considerable al futuro del jugador, que en veranó se convertirá en agente libre y los 76ers se están planteando muy seriamente la opción de ofrecer un nuevo contrato al jugador. Este nuevo contrato se vería notoriamente rebajado, pues muy pocas franquicias estarían dispuestas a llegar a los casi 17 millones que está percibiendo el jugador esta temporada.

Tachado de irresponsable, juerguista y pasota, el futuro del nuevo “Jackson Five” pende de un hilo tan fino que en cualquier momento se puede romper, como sus maltrechas rodillas. ¿Demostrará Bynum tener madurez y lograr salir del pozo en el que se encuentra? 

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.