UN HUESO DURO DE ROER

Quien pensara que esta final de la conferencia Este iba a ser un paseo para Miami se equivocaba y anoche, aunque perdiera, Indiana se encargó de poner las cosas difíciles a Lebron y compañía delante de toda su gente. Hoy es momento de analizar qué vimos ayer y qué es lo que nos espera en esta final.

Si algo nos demuestran las estadísticas de ayer es que fue un partido muy igualado en todos los aspectos. Ambos equipos llegaron a los 100 puntos y terminaron el encuentro con un porcentaje de acierto muy parecido: 47,7% para Miami y 44,6% para Indiana. Incluso los de Indianápolis estuvieron más acertados desde el tiro libre con un 11% más de acierto que los de Florida.
Esta igualdad se reflejó en el constante cambio de líder en el marcador, que llegó hasta los 17 cambios y los 18 empates. Tuviéndose que resolver el encuentro en los dos últimos segundos de la prórroga con una penetración imparable de Lebron James y es que ¡cómo penetra este monstruo! Se comenta que al acabar el partido muchas mujeres norteamericanas recriminaron a sus maridos: “aprende algo de Lebron”. Y es que el MVP de la temporada regular realizó un partido espectacular con 30 puntos, 10 rebotes, 10 asistencias y 3 tapones en toda una final de conferencia de la NBA.
Por parte de los Pacers sería injusto resaltar solo a un jugador, pues fueron concretamente dos los que lideraron al equipo. El primero de ellos fue David West con 26 puntosy muy acertado en la pintura y Paul George con 27 puntos incluyendo un triple sobre la bocina para forzar la prórroga. Y es que si Indiana está donde está es gracias, en gran parte, al gran progreso del jugador que más ha mejorado de una temporada a otra. A pesar de su juventud George ha sabido coger las riendas de este equipo y gracias a su gran entendimiento con Roy Hibbert, la máquina de los Pacers ha estado muy bien engrasada todo el año.
Un jugador que merece la pena destacar es Chris Andersen, que anoche anotó 16 puntos, con 5 rebotes y 3 tapones. En una noche sin fallo. Seguramente cuándo los Heat ficharon a Andersen del mercado libre no hubieran imaginado el gran rendimiento que está ofreciendo el pájaro, que ayer voló libre por la cancha.
Pero el factor decisivo del encuentro puede que haya sido la defensa, ya que por ejemplo, Miami puso 7 tapones más que Indiana, que solo puso 2, ambos de Hibbert. Puede que en una final del Este la defensa quede a un lado, pero definitivamente ayer fue un factor decisivo para que Miami se llevara el encuentro. Aparentemente Indina partía como claro líder en la faceta defensiva al contar con el que seguramente es el mejor defensor de la NBA, con permiso de Marc, Roy Hibbert. Pero anoche Hibbert no se encontraba en su salsa incluso el entrenador le dejó en banco en la última jugada. Y una cosa es segura… con el muro de Hibbert ahí Lebron no hubiera entrado tan fácil.
Indiana es un hueso duro de roer y puede que Miami se tenga que desgastar mucho si quiere pasar a la gran final de la NBA, con todo lo que ello supone. Pero hasta entonces nos queda una apasionante final de conferencia de “ida y vuelta” como dijo Spoelstra y … ¡Esto está que arde!
Adrián Arias Marcos. @Adri_Chygry

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.