FUERZA, MAMBA


Víctor Rodríguez Asensio.  @Victor_rdez

Recuerdo la primera vez que vi jugar a Kobe Bryant. Yo tenía 13 años y empezaba a descubrir lo maravilloso que podía ser este deporte. Dormir pasó a ser algo secundario en mi vida adolescente, yo lo que quería era disfrutar de la magia del baloncesto. Y eso lo descubrí con Kobe. Me quitó muchas horas de dormir, pero me las regaló en forma de sueños.
 
Desde aquel primer partido hasta el del pasado y desafortunado viernes he sido un fiel admirador de Kobe. Crítico como el que más cuando abusa de sus tiros y peca de individual, pero hay algo en este jugador que le hace diferente y por lo que pasará a la historia. Su mentalidad. Ese carácter ganador por encima de todo, esa mirada en sus ojos en la que atisbas que meterá el tiro sobre la bocina y su equipo se llevará la victoria. Esa mirada que ha tenido en la última racha de esta temporada en la que los Lakers se jugaban la vida en cada partido para poder entrar en Playoffs. En los últimos siete partidos antes de la lesión promedió 29 puntos, 8 rebotes y 8 asistencias, en 45 minutos. Los angelinos ganaron seis de aquellos siete partidos. Por si alguien no aprecia el significado de estos números, no olvidemos que Kobe tiene 34 años y esta es su decimoséptima temporada en la NBA. No ha habido nadie en la historia que haya firmado números parecidos en su decimoséptima temporada.

 

Desgraciadamente esta carga de minutos y partidos han acabado en desgracia. El pasado viernes Kobe se rompió el tendón de Aquiles. El tendón mas grueso y potente del cuerpo humano. Una de las peores lesiones que se puede sufrir como deportista. Entre 6 y 9 meses de recuperación, aunque podrían alargarse a 12. Esto en el caso de otros deportistas cercanos a la edad de Bryant supondría poner fin a su carrera y retirarse, pero Kobe está hecho de otra pasta y aún tiene la motivación de lograr un anillo que le iguale a Michael Jordan, o la de superar a este en la lista de máximos anotadores de la NBA (les separan 675 puntos). Así que si a alguien le quedaba alguna duda de si Kobe volverá ya se encarga él de despejarlas con frases como esta: “ Si me ves en una pelea con un oso, reza por el oso”. Otra muestra más del carácter de Kobe, el cual le ha llevado a jugar en muchas ocasiones con lesiones de todo tipo como dedos rotos, la espalda maltrecha, rodillas infiltradas…todo para ganar.

Por lo que ante este varapalo los aficionados sólo podemos decir gracias. Gracias Kobe por esos 81 puntos, 12 triples, 5 anillos y todas esas canastas ganadoras. Por hacernos sentir unos privilegiados sentados en el sofá a las cinco de la mañana de un martes cualquiera, porque dentro de 20 ó 30 años podré presumir de haberte visto en directo, porque no he podido ver al Jordan del siglo XX pero he visto al del siglo XXI, porque nadie ama este juego como tú y tú eres responsable de que nosotros lo amemos. Y gracias de antemano porque esta no es una despedida, porque vas a volver y nos regalaras muchas más noches de sueños y emociones, y ¿quién sabe si volveremos a vivir otra de 81 puntos?

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.