REVOLUCIÓN MADE IN D’ANTONI


Víctor Rodríguez Asensio

Cinco partidos. Es lo que han necesitado Los Angeles Lakers para darse cuenta de que Mike Brown no era el hombre que les dirigiría al anillo. Por lo que tras cosechar un paupérrimo récord de 1-4 la directiva angelina decidió que era hora de cambiar de entrenador. Tras el culebrón desatado por el posible regreso de Phil Jackson finalmente el elegido fue Mike D’Antoni. (Ampliar)


El que fuera entrenador del año en la temporada 2004-2005 con los Phoenix Suns se hará responsable de cambiar la dinámica perdedora de un equipo aspirante a todo, cambiando el sistema conocido como “Ataque Princeton” que quiso implantar Mike Brown por el sistema de D’Antoni y , ¿en qué se basa este sistema? Básicamente los equipos entrenados por el italoamericano se centran en el juego en ataque dejando a la defensa en un segundo plano. La ofensiva que tan buen resultado le dió en los Suns se caracterizaba por un juego eléctrico en el que la posesión no debía superar los 7 segundos y en el reiterado uso del pick and roll, el conocido “run and gun”. Pero como ya se sabe el ataque gana partidos, la defensa campeonatos, por lo que la incógnita es saber si este nuevo sistema será el desencadenante de un mayor número de victorias. 





Los números hablan por sí sólos: en los cinco partidos que dirigió Mike Brown con récord de 1-4 los californianos promediaron 97.2 puntos anotados y 98.8 encajados, muchos para ser Brown un entrenador de corte defensivo. Mientras que en los cinco partidos siguientes a la destitución de éste, los Lakers poseen un récord positivo de 4-1 promediando 103.8 puntos anotados y 92.2 recibidos. Otra estadística en favor de la primacía ofensiva de los Lakers se observa en los partidos en los que han superado los 100 puntos anotados ganando 5 de ellos y perdiendo sólo 1. Mi lectura sobre estos números es que el nuevo sistema ofensivo que promete un mayor número de puntos y de posesiones les servirá a los Lakers para ganar a equipos mediocres como Rockets o Suns, equipos que no pueden competir individualmente contra la potencia angelina, pero cuando se enfrenten a perros grandes como Heat o Thunder deberán bajar el culo y defender si quieren pelear por el partido. Por esto último, por la defensa, Mike D’Antoni ha decidido integrar en el staff técnico a Nate Mcmillan, entrenador especialmente defensivo. 


Si en vez de aplicar el nuevo sistema al equipo, lo aplicamos a los jugadores, ¿cómo afectará la nueva ofensiva a las individualidades? A simple vista parece que el más beneficiado por el cambio será Steve Nash, el que fue el timonel de los Suns de D’Antoni durante cuatro temporadas, ganó dos MVP con éste de entrenador y juntos llevaron a Phoenix a dos Finales de Conferencia consecutivas.




También para Kobe Bryant parece un cambio positivo puesto que guarda una buena relación con el nuevo técnico desde que compartieron selección norteamericana, además Mike D’Antoni en su etapa como jugador del Olimpia Milano era idolatrado por un Kobe Bryant adolescente. Pero la duda está en saber a quién dará el balón el nuevo entrenador, aunque parece ser que será a Nash, esperemos que tenga buena mano con Bryant y no eche a perder su relación con la estrella del equipo como hizo con Carmelo Anthony, lo que le llevó a abandonar el banquillo de los Knicks la pasada temporada. Dwight Howard también parece que aprovechará el cambio, hará las veces de Stoudemire y jugará una y otra vez el pick and roll con Nash y Bryant, el juego físico y veloz le beneficiará. Así llegamos a Pau Gasol, el español es una de las dudas en el juego eléctrico a desarrollar, deberá jugar más abierto todavía y convivirá otra temporada más con los rumores de traspaso aunque como nos tiene acostumbrados ya se las apañara él para promediar sus 17 puntos y 8 rebotes. En el resto del plantel angelino jugadores como Jodie Meeks, Metta World Peace y Steve Blake tendrán que asumir un mayor número de tiros desde los 7 metros en el ataque rápido que les caracterizará. Personalmente tengo ganas de ver como D’Antoni utilizará al suplente Jordan Hill, el que fue denominado palabras textuales de éste “peor rookie de la historia”. Todo esto no son más que predicciones, las cuales ya comprobaremos a lo largo de la temporada. Estaremos atentos, prometen puntos y esperemos algo de Showtime. Go D’Antoni. Go Lakers.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.